LA CASA DEL PUEBLO

No hace muchas semanas que he tenido una discusión por culpa de la casa de la aldea, unas primas mías quieren colocar en las ventanas unas cortinas plegables, cosa a la que no me opongo, pero considero que también hay que poner unas mosquiteras para de este modo prevenir que un montón de moscas y mosquitos invadan nuestro espacio vital. Pero al parecer no son suficientemente bonitas para ellas. Yo ya les dije que eso me parecía una estupidez, y que por mi parte iba a poner una mosquitera en la habitación donde duermo, por lo menos de esa manera a mí no me van a picar. Ya se darán cuenta cuando se despierten llenas de picaduras de mosquito de lo equivocadas que estaban y que discutían sin motivo alguno.

 

Con el paso de las semanas me han acabado por dar la razón y de repente han decidido que las mosquiteras ya no son tan feas como a ellas les parecía y en cada una de las ventanas se han instalado mosquiteras. Eso a sido una revolución en la calidad de vida dentro de la casa, ya que antes de instalar las mosquiteras no se podía estar en casa sin que te estuviesen molestando las moscas durante todo el día. Creo que había más moscas y mosquitos dentro de casa que en el río, que está infestado de toda clase de bichos.

 

Espero que después de no haberme hecho caso con las mosquiteras y ver que yo tenía razón y que ellas estaban equivocadas, dejen de oponerse a todas las ideas que yo también tengo para mejorar la casa familiar. Pero como soy de los primos menores, nunca nadie me ha tomado en serio, pero espero que eso empiece a cambiar.

 

Menos mal que a la casa de la aldea solamente vamos en los meses del verano, y las discusiones por ese tema no son muy frecuentes, pero si la casa es familiar hay que tener en cuenta las opiniones de todos y no solo de las caciques que pretenden imponer su ley siempre, por lo menos eso yo no lo voy a tolerar.