¿Cómo debe de ser un buen pulpo de sujeción?

Los pulpos de sujeción son cordones de goma forrados con tejido de algodón o nylon que tiene un gancho en cada extremo. Se utilizan, sobre todo, para sujetar equipajes. Si antiguamente era muy común utilizarlo para sujetar maletas en la baca de un coche, actualmente se usan en vehículos para sujetar el equipaje en el interior pero, sobre todo, se usan en las motos.

Muchos moteros los utilizan, pero también son muchos los que odian estos pulpos porque han tenido malas experiencias con ellos. El problema no es el sistema, sino la calidad de los pulpos que con frecuencia causan accidentes cuando no son suficientemente buenos.

Lo primero en lo que hay que fijarse es en cómo está unido el gancho al cordón de goma. Tiene que tener una unión muy sólida para que no acabe soltándose con la presión. Una vez que se ha comprobado esto hay que ver la calidad del gancho en sí mismo.

Este tiene que ser muy sólido y no se puede deformar con facilidad. Si se ve que el metal no es de calidad, si está oxidado o si es demasiado fino lo mejor es descartarlo ya que se podría romper y dejar caer todo el equipaje. Esto sería un auténtico desastre y un peligro no solo para el motero, sino para las personas que circulen detrás.

El cordón en sí mismo también es importante. La goma debe de ser de mucha calidad para sujetar con fuerza y no deformarse. Así, no solo será segura, sino que podrá reutilizarse muchas veces. Es importante comprobar que no está podrida ni tiene puntos débiles por los que pueda acabar rajando. Este es otro de los motivos de accidente más frecuentes.

Es especialmente importante comprobar bien el cordón cuando no es nuevo y cuando hace mucho tiempo que no se usa. Incluso siendo nuevo, si lleva mucho tiempo guardado podría deteriorarse la goma y acabar rompiendo al tensarse. Por este motivo, deben de reponerse cada cierto tiempo, aunque no tengan rastro de daño alguno.

Por último, también es importante que el recubrimiento de la goma sea suave y de tacto agradable. Esto no va a ser determinante en la seguridad, pero ayudará a poder colocar el pulpo de manera más agradable y, además, se evitará que este pueda dañar maletas de materiales como la piel, fáciles de marcar.