TRABAJOS BASURA

Hay trabajos que nadie quiere hacer y eso es por algo, lo he descubierto no hace mucho tiempo. Hace un par de semanas he estado trabajando en la vendimia, no en la vendimia en sí sino que unos trailers traían las uvas a mi ciudad y yo me encargaba de repartir las cajas vendidas con una furgoneta. No es un trabajo que me gustaría repetir el año que viene, ya que es un trabajo muy duro, hay que levantar una gran cantidad de quilos en muy poco tiempo y eso hace que se te resientan los brazos, las manos y la espalda. Además, normalmente la gente que compra estas uvas, suelen ser gente de avanzada edad a los que no les gusta comprar vino sino que les gusta hacérselo ellos mismos. Y no es que vivan en sitios fáciles de acceder, en casi todos los casos viven en camino muy estrechos que para pasar con la furgoneta grande a veces me las ví y me las deseé para poder salir de allí sin demasiados problemas. Además, en casi todas las casas me decían que por aquella entrada entraban hormigoneras, lo cual era mentira, si no entraba la furgoneta era completamente imposible que una hormigonera que son mucho más grandes hubiese entrado en esas casas.

AL final el trabajo no me destrozó, pero sigo con secuelas, sobre todo en los dedos de las manos que todavía los tengo un poco dormidos de tanto peso que tuve que levantar y al cual no es que esté demasiado acostumbrado. Aunque me da en la nariz que el año que viene van a tener que buscarse a otro que les conduzca la furgoneta, ya que preferiría trabajar en una empresa contact center en barcelona sentadito con un horario fijo que tener que soportar otra vez un mes sin ningún día de descanso, y que aún por encima no esté demasiado bien pagado, sinceramente esperaba un poco más de agradecimiento por parte de los jefes, soy un ingenuo. Pero ahora soy consciente de que hay gente que se aprovecha de otra de una forma completamente lamentable.