¿Está de moda la liposucción?

Quizás te hayas dado cuenta de que cada vez son más las personas a tu alrededor que se han realizado una liposucción. Gente que hace unos años jamás habrían imaginado que pasarían por quirófano para cambiar algo de sus cuerpos que no les gustaban. Personas de todas las edades, hombres y mujeres, que deciden poner fin a la grasa localizada en sus cuerpos.

Y no se trata tan solo de personas con cuerpos diez que querían eliminar un pequeño defecto, sino personas corrientes, con cuerpos normales, pero que se sentían acomplejadas por unas cartucheras demasiado exageradas, una papada que deformaba su rostro o por grasa en las rodillas que no les dejaba lucir las piernas.

No se trata de que la liposucción se haya puesto de moda, sino que más bien, se ha puesto al alcance de mucha gente que antes ni siquiera se podía plantear realizar la operación. El precio de las intervenciones ha bajado considerablemente y a esto se une el que muchas clínicas ofrecen financiaciones especiales para sus clientes que les facilitan pagar en comodísimos plazos. Incluso sin intereses.

Otro punto a favor de la popularidad de esta intervención en el momento actual es que ahora estamos hablando de liposucción ambulatoria en la gran mayoría de los casos. Solo aquellas personas que tienen que realizar una liposucción muy grande que abarca mucha zona de su cuerpo necesitan ponerse anestesia general y quedar hospitalizados para ver que todo va bien.

Para el resto, la operación es muy sencilla porque se realiza con anestesia local y se van a sus casas a las pocas horas. Y se van además por su propio pie, pudiendo hacer vida normal aunque se les recomiende algo de reposo y seguir unas instrucciones para que todo vaya bien, no se infecten los puntos y no se causen daños.

Con todas estas facilidades dos grandes grupos de personas que han animado a la lipo, por un lado aquellos que no podían pagar a tocateja lo que costaba la intervención y, por otro, los que tienen auténtico terror a las anestesias generales y les parecen un riesgo demasiado grande como para tomárselo a la ligera.

Es tan sencillo y tan discreto que seguro que hay más personas de las que crees que se han intervenido, solo que algunas no lo van a reconocer y atribuirán sus cambios a cualquier otro motivo que  no sea el paso por el quirófano.