¿Cómo vestir de forma sostenible y ética?

Vestir de forma sostenible y ética implica llevar prendas que afecten lo menos posible al medio ambiente pero también a los animales. Por eso, la ropa y sobre todo el calzado vegano son cada vez más solicitados por los compradores. Pero, ¿qué aspectos en concreto hay que mirar para comprar una prenda que sea sostenible y ética?

Para empezar, vamos a ver qué materiales lleva la prenda. Dale preferencia a todo aquello que sean tejidos naturales, como el lino o el algodón. Pero piensa que es absolutamente imposible vestirse totalmente sin invertir en sintéticos, ya que por ejemplo son los mejores sustitutos del cuero. 

Si vas a comprar algo sintético o que lleve plásticos, busca que sea de la mejor calidad. Solo de esta manera te asegurarás de que va a durar muchos años y que, por tanto, vas a amortizarlo correctamente. Por supuesto, busca que se pueda reciclar una vez que ya ha cumplido su ciclo de vida.

Para poder llevar la ropa muchos años, escapa de las modas. Compra ropa atemporal y que puedas ponerte siempre. O, si esto te parece aburrido, sigue tu propio estilo, tu moda y tu tendencia y no te preocupes de lo que algunos marcan para hacerte gastar dinero cada temporada. Por supuesto, no dudes en reciclar comprando ropa de segunda mano o revendiendo la que ya no te pones. Incluso hay espacios en diferentes ciudades que permiten los intercambios.

Seguimos mirando la etiqueta y aquí tenemos que tener en cuenta su país de origen. Muchas marcas fabrican en países como India porque allí las garantías laborales no existen. Trabajan mujeres y niños en las fábricas en jornadas maratonianas y en locales insalubres.

En muchas páginas de Internet tienes publicadas las marcas que fabrican usando esta mano de obra explotada y barata. Si quieres vestir de manera ética, tenlas presentes y no les compres. Así no serás cómplice de esa injusticia. 

Evitar los productos que tienen materiales de origen animal también es importante. Las pieles, los cueros o los huesos usados para botones no tienen por qué formar parte de tu vestuario. Tampoco los rellenos de plumas, arrancadas con frecuencia del animal vivo causándole un gran sufrimiento.

Gracias a que cada vez hay más oferta de productos veganos y sostenibles es más fácil vestirse sin dejarse una fortuna teniendo que elegir entre cartera y principios.