Tarta de la abuela rápida para chuparse los dedos

Para hacer una tarta de la abuela totalmente deliciosa y fácil solo necesitas un litro de leche asturiana, dos sobres de flan instantáneo, un paquete de chocolate en polvo, azúcar y una caja de galletas.

Lo primero que tienes que hacer es poner a hervir la leche reservando una poca en una taza. En ella se deshace en contenido de dos sobres de flan instantáneo. Existen muchas marcas de flan instantáneo en el mercado, pero casi todas son de dos tipos, las que espesan al momento y las que no lo hacen. Para hacer esta tarta necesitas que sea un flan que espese la leche al instante aunque tarde en endurecerse.

Cuando la leche rompa a hervir viertes el contenido de la taza, bajas la temperatura del fuego y revuelves con una cuchara de palo o una espátula de silicona hasta que notes como la leche se espesa. Cuando vaya a hervir de nuevo retiras el cazo del fuego y viertes el flan en dos cuencos diferentes. Añade el azúcar y revuelve. Si lo haces ahora en lugar de añadirlo a la leche evitarás que se pegue en el fondo del cazo.

En uno de los cazos añade chocolate en polvo y revuelve bien para que se deshaga. Quedará un flan de chocolate muy rico que si bien no es chocolate a la taza es perfecto para la tarta y te ahorrará mucho tiempo en la cocina y un cazo que fregar.

Montar la tarta es muy sencillo. Si te gusta la galleta un poco dura solo tienes que poner una capa de galleta, una capa de flan normal, otra capa de galleta, una capa de flan de chocolate y así hasta alcanzar la altura deseada. Si lo prefieres puedes mojar la galleta en leche caliente para que ablande más.

Si la tarta es para adultos se puede echar sobre cada capa de galletas un chorrito de vino dulce o Cointreau. En el caso de que la tarta sea para niños se le puede dar un toque especial añadiendo una par de gotas de aroma de naranja al flan.

Cuando se haya acabado de montar la tarta se puede cubrir con el flan de chocolate y adornarla con coco rayado o con frutas confitadas. Una tarta que no te llevará ni veinte minutos hacer y que gusta a todo el mundo.